domingo, 31 de mayo de 2015

Club Chacabuco


A Tamara, mi mejor amiga le tengo que agradecer muchas cosas en esta vida, haber estado en momentos claves de mi vida, como el último partido en la Doble Visera, la operación de corazón de mi Papá, ser la testigo de mi Casamiento, elegirme como testigo del suyo, haberme elegido como Madrina de esa preciosura de hijo que tiene y en esta lista no puede faltar, haberme recomendado el Club Chacabuco. Si bien Caballito es mi barrio y varias veces había pasado por la puerta de este Club nunca se me había ocurrido entrar. Fue ella quien en reiteradas ocasiones lo mencionaba y recomendaba, hasta el día que junto a mi esposo, decidimos darle la oportunidad y de ahí en más lo consideramos una gran opción, tal es así que en mi último cumpleaños decidí cenar en familia allí.
El ambiente es el de un bar de un Club, hay muchas familias y varias mesas de amigos o amigas, o de pibes que terminan de jugar al futbol y se quedan a comer ahí, esto lo hace muy informal y a mí eso me provoca una hermosa comodidad. La atención de los mozos es medio pelo, por la cantidad de gente que tienen siempre y la edad de los mismos. Pero la comida es excelente y el precio es una ganga.

En este caso, fuimos cinco personas de entrada pedimos unas empanadas de carne fritas, unas rabas y una tortilla española. Las empanadas fueron lo más flojito, ya que el relleno estaba un poco avinagrado. Las rabas excelentes y la tortilla es de otro planeta, impresionante, bien condimentada, buen punto de cocción, perfecta por donde se la mire.
Cabe resaltar que tanto las entradas, como los principales son abundantes. De principales pedimos unos ravioles de muzzarella, parmesano y albahaca con salsa Arturo, que traía crema y tomates naturales y un matambrito de cerdo a la pizza con papás fritas. Ambos platos realmente excelentes.  Con una Coca de 2,25 litros y un agua de medio litro gastamos $110 por persona, con propina incluida (Mayo 2015).
En otras ocasiones habíamos probado los fideos fierrito con estofado y eran también excelentes. La totilla la consideramos como obligatoria en cada visita a este Club.

Es una gran opción en Caballito para comer muy bien, a muy buen precio y abundante. Mi único consejo y más si quieren ir viernes o sábado a la noche, es que llamen para reservar.
Gracias Colorada, por el Club Chacabuco y por mucho más, por años de amistad incondicional y por miles de momentos que quedan por vivir. De yapa, va la foto de Benjamín, mi ahijado.

Club Gimnasio Chacabuco

Miro 750, Caballito – C.A.B.A.










1 comentario:

  1. Es un gran lugar! Los buñuelos de acelga son una fiesta. Sólo una aclaración "técnica": el barrio es Parque Chacabuco, no Caballito.

    ResponderEliminar

Nos gustaría que nos dejes tus comentarios! Muchas gracias!